martes, 30 de diciembre de 2008

Feliz 2009

Estoy de vacaciones. La verdad es que este año por determinadas circunstancias no tengo mucha sensación de navidad pero sí de estar disfrutando de unas merecidísimas, anheladísimas y deseadísimas vacaciones de invierno.
No tengo ordenador en casa, cuando escribo en el blog lo hago desde el curro, y la última temporada ha sido tan agobiante de trabajo que no he tenido ni un momentito para escribir. Ahora de vacaciones lo que menos me apetece es ponerme delante de un ordenador, pero me he bajado al cibercafé hindú destartalado de debajo de mi casa para escribir rápidamente un post de Feliz Navidad (un pelín tarde, lo sé) y escribir el último post de este año 2008 con todo el cariño que os tengo.
Es curioso esto de los cibercafés y los locutorios, y éste en concreto más. Me hace gracia escribir en mi blog mientras escucho la banda sonora de una película de Bollywood y a mi alrededor hindúes, latinos, y gente de paises del Este se comunican con los suyos. Me doy cuenta de que nuestras experiencias y vidas pueden ser muy diferentes pero en el fondo todos compartimos el mismo deseo: sentirnos unidos con los nuestros que están lejos.
Y por eso, escribo en mi blog, para comunicarme con gente que no conozco, para devolveros todo el cariño que me habeis dado los que me leeis. Sólo deciros que ha sido un placer estar con vosotros/as este año, y que aún queda mucho por decir y por escribir.
Os deseo de todo corazón un feliz año nuevo, 2009 , y que se os cumplan todos vuestros deseos y tengais suerte en vuestros proyectos. Mucha suerte, luz y amor para este 2009
De verdad, de todo corazón de vuestra Pequeña Desorden

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Papeles

Estamos Lobito y yo de papeles. No, no nos vamos a casar, aunque puedo asegurar que reunir toda la documentación que te exige la administración pública para cualquier trámite une más que un cura y toda la Santa Iglesia (ejem). Y si casarse supone la mitad de papeleo de lo que estamos ahora haciendo, prefiero quedarme a vestir santos y seguir en el estado civil de Soltera (pero no entera) toda la vida. Vamos, que si había pocas ganas de pasar por el bodorrio y “legalizar” algo que yo considero íntimo y personal, con todos estos papeleos se me han quitado las ganas del todo. Que Lobito y yo nos queremos no es algo que me lo tenga que decir un notario, un concejal o un alcalde. De los curas, por dios, ni hablarlo.
Y tengo al Lobito cabreado, y con toda la razón. Yo, para estas cosas soy más templada, o más sumisa o más idiota, pero no me enerva como a él tener que perder tres mañanas enteras de papeleos de una consejería a otra, de un Registro a otro, de certificados, compulsas, declaraciones y toda su puta madre delante de funcionarios enlentecidos sin sangre en las venas ni simpatía en la cara. Que soy más templada o más tranquila o más boba pero creo que puedo aguantar todavía dos mañanas más de que me toquen los ovarios, las narices y hasta partes masculinas de las que carezco pero creo que desarrollare antes que ver el fin a este tramite. Que soy idiota y no me rebelo y todavía podría aguantar otra mañana de mentira en el curro para ir a limpiarle los zapatos a Esperanza -la única que no pierde- Aguirre. Simplemente aguanto toda esta mierda de burocracia con buena cara porque quiero acabar de una santa vez, porque para conseguir una ayuda por parte del Estado no veo otra más que aguantar y porque como no soy católica creyente pienso que el purgatorio no está en la otra vida sino en las Administraciones Públicas de la Comunidad de Madrid. Y respiro hondo y me digo a mí misma "soy un junco hueco, todo me resbala", y genero mi mejor sonrisa a toda mesa con su funcionario/a sentado a la que me dirijo, y soy totalmente comprensiva y empática en las múltiples colas, demoras y desayunos funcionarios con la esperanza, con la única esperanza de encontrarme con el burócrata que me lo ponga fácil, que me ponga una buena cara y que me diga "pues ya está todo. En breve, DE VERDAD, te daremos una respuesta". Y tengo la falsa creencia de que si me encabrono y yo también soy borde, todo el gremio funcionariado se echará sobre mí, y relegará nuestro expediente al olvido y lo esconderá en un cajón y allá para el 2043, cuando se jubile el último de los actuales funcionarios recibiremos una respuesta... Y por todo eso, aguanto y soy tan simpática y amable con los funcionarios. Básicamente, es miedo a las represalias funcionariles, las más temibles del mundo entero...


Nos dan una semana de plazo para reunir una documentación X. Es inviable, totalmente inviable realizarlo porque hay papeles que tardan una semana o más en ser gestionados. Véase por ejemplo el informe de Vida Laboral, que solicité el Lunes telefónicamente y por email y hoy miércoles me informan que no puede ser enviada porque no coinciden los datos que yo solicito con los que ellos poseen. El dato que no coincide es que yo dije que vivo en la Calle X, escalera Centro, piso X, y ellos en sus datos informáticos tienen que vivo en la escalera CT. No coincide, tres días para notificar este gran error y tres días más de retraso para entregar un papel que ya llega tarde.
Pues eso. Karma ven a mí. Dame paciencia, Dios Mío, dame paciencia, como dice mi madre…

martes, 16 de diciembre de 2008

Cara


He estado mala. Muy mala. Bronquitis. Yo creo que mi cuerpo dijo “basta” después de tanto trabajo y se pilló lo que le vino más cerca. Desde el día 7 de Diciembre hasta prácticamente hoy he estado pachucha. Fiebre, antibioticos, paracetamoles y una gran flacidez del espíritu y del ánimo. Que le pregunten a San Lobito…
Perdonad la ausencia aunque ha estado más que justificada. Estoy más delgaducha y sensible. Me he quedado muy blanda y paliduchina. Una joya, vamos.Pero también se me ha renovado el Karma o le he echado más cuajo y estoy dispuesta a NO dar de más en estos días a este curro insaciable que tengo...Me da igual todo lo que tengo que hacer , el trabajo inabarcable, me da lo mismo porque...
Me quedan exactamente 3 dias para disfrutar de mis vacaciones de Navidad y poder cantar a pleno pulmón y bronquios: wi wi chu a merri krismas , wi wi chu a merri krismas an a japi niu yir!!!
Y voy a hacer exactamente en estos tres días lo que sale en la foto: echarle CARA.
Tomarme las cosas más tranquila, joer. Propósito de Fin de Año

viernes, 28 de noviembre de 2008

De Préstamos

Tengo muchísimo, muchísimo, muchísimo curro, tanto que he dejado de ser persona o ser humano social y me he convertido en un apéndice de mi despacho. No puedo escribir nada porque no tengo tiempo pero me han mandado un email tan interesante que corto y pego para difundirlo en la medida que es capaz mi humilde blog.
Un beso a todos/as
Buen fin de semana ( a los que podais disfrutarlo... yo no puedo...)
Escrito y firmado por José Luís Sampedro, escritor, filósofo y buena gente.
POR LA LECTURA
Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos.Sus 'clientes' éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.
Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos.Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y a veces también ellas quedaban prendadas.Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos.
Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos, fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos yunas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.
Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo.Me quedo confuso y no entiendo nada. En la vida corriente el que paga una suma es porque:
a) obtiene algo a cambio.
b) es objeto de una sanción.
Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura?Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos?No entiendo a esa Europa mercantil. Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra.Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autor cargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.
¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!
José Luis Sampedro
PD: Gracias Jose Luis

miércoles, 26 de noviembre de 2008

lunes, 17 de noviembre de 2008

Fiesta Sorpresa


Como saboreo los fines de semana... Este ha sido especialmente perfecto. Me siento como la niña de la foto...

Tal y como escribí en un post anterior, este fin de semana preparé una sorpresa a Lobito. La sorpresa consistió en reunir a todos sus amigos y prepararle una fiesta.

Estuvo GENIAL. Fue PERFECTO. Mi Lobito, que no se lo esperaba el pobre, se emocionó.

Eramos 16 personas en un mini min mini mini mini mini piso de 35 m2 . Aún me pregunto cómo nos pudimos meter allí. Todos juntitos, apretujaos, y felices…

Fue PRECIOSO. Ay, cositas así, que alegría dan a la vida…

jueves, 13 de noviembre de 2008

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Y aquí estamos...

La semana pasada después de escribir mi post de Moribunda Acatarrada me marché para casa. Fui al médico por la tarde y me dieron la baja hasta el Lunes.
Ley de Murphy: los días que faltas son los días que más te necesitan en tu curro. Cuando me incorporé el lunes tenía la mesa totalmente cubierta de Post-its con recaditos y tareas pendientes. Estuve a punto de dar la vuelta, cerrar la puerta del despacho y marcharme otra vez a mi casa.
No lo hice.
Aquí estoy.
Con poquisimas ganas de nada y cansada ya de Viernes cuando todavía estamos a Miércoles.

Y tampoco tengo ganas de escribir, pero me da pena tener al blog con cara de hambre. Así que, nada, os cuento las últimas novedades de mi vida en plan resumen y ya volveré a la carga otro día.

- Ayer me otorgaron provisionalmente la ayuda de la Renta Básica de Emancipación. Cuando mi escuálida cuenta bancaria reciba esos ingresos prometidos se va a pegar tal susto que no me va a caber la tarjeta por la ranura de los cajeros automáticos de lo gorda que se va a poner.
- He decidido cortarme el flequillo. Vuelta a mis orígenes.
- Estoy preparando una sorpresa a Lobito el Sábado. Me está causando más estrés que sacarme un Doctorado. Porque le quiero mucho y sé que le va a gustar pero no sé quien me manda meterme a mí en estos berenjenales.
- Durante mi etapa de convaleciente, me puse al día de toda la televisión que no veo nunca: “Gran Hermano”, “Hombres, Mujeres y Viceversa” “Ven conmigo a cenar esta noche”, “El Diario de Patricia” “Está pasando”, “Sé lo que hiciste”, “Padre de Familia”, “El Programa de Ana Rosa”, etc… y he llegado a la conclusión de que efectivamente no me pierdo nada, es más, mi vida es mucho más rica sin ver la tele.
- Ayer fui a la Presentación de un Libro que ha escrito una amiga. Está en catalán. El lleno de la sala era absoluto. Yo me pregunto cuántos de los que estábamos ahí sentados nos habíamos leído el libro…

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Catarro

Ay, estoy malita…
Ayer no fui a trabajar. Hoy he venido porque tenía demasiadas citas que anular si no lo hacía y estoy harta de quedarme en casa viendo la tele. Ayer no hice nada en todo el día, me lo pasé en el sofá con mi mantita roja, el frenadol, el zumito , y tragándome las elecciones americanas, Gran Hermano y programas del corazón. Madre mía, es mejor venir a trabajar, os lo aseguro…
Vino mi madre a verme, a mimarme como sólo lo saben hacer las madres, me trajo comidita que sabe que me gusta y me llenó de besos. Lobito también estuvo en plan cuidador-mimos. Seguro que se lo he pegado a los dos.

Tengo más mocos que una cesta de caracoles, me pican los ojos, la nariz, toso, estornudo, tengo frío y calor al mismo tiempo…
Estoy en mi despacho con la calefacción puesta, la bufanda enrollada al cuello, un mar de Kleenex usados encima de mi mesa, la cabeza me funciona despacio, mis usuarios me preguntan hoy cosas raras que no entiendo, mis compañeras me necesitan para cosas que tampoco entiendo y mis jefes están también preguntones. Ay , estoy en plan adolescente “Mundo, déjame en paz, paso de todo”, sólo quiero dormir y que se me pase este catarro tonto…

viernes, 24 de octubre de 2008

Sergio Peña

Ya era hora. YA ERA HORA. Cansada estaba ya de tantos halagos y cosas bonitas. Ya cuento con mi primer crítico oficial: Sergio Peña.

(estimado Sr. Peña: me permito usar su nombre, perdone el atrevimiento, ya que Ud. no duda en firmar con su nombre en lugar de refugiarse en un impersonal anónimo. Es más, me tomaré incluso la libertad de tutearle ya que Ud. ha decidido hacer lo mismo. Disculpa la audacia, corazón)

Hoy abro mi correo y encuentro el comentario de un “Anónimo” en mi entrada “Dudas”. Aún a riesgo de encontrarme una oreja cercenada (es lo que suelen enviar los artistas) decido abrirlo con la misma ilusión con que se abren los regalos o las piernas de una amante y me encuentro con este comentario:

Si, tómate tu tiempo para escribir porque no había leído un blog tan
aburrido y con temas tan simples que no hay ni que opinar...

Sergio Peña

Y Sergio, querido Sergio, gracias por darme temas y darme tiempo, porque hoy mi tiempo y mi tema eres tú. Hoy mi tema es Sergio Peña, ser (gio) humano que no conozco pero al que hoy dedico todos mis esfuerzos. Sé que darán para poco porque si en un año de blog no hemos parido aún nada interesante, hoy menos que nunca saldrá algo (es que yo bajo presión doy poco de sí, ya sabéis)
Lo único que te pido es que, aunque te aburras sobremanera, aunque temas por tu mandíbula descoyuntada por los bostezos, aunque te des golpecitos en tu delicada cabecita para encontrar algo en lo que opinar, lee hasta el final, mi vida, que hay sorpresa para ti. No te salgas antes del fin de la película, que ya sabes que las salas de cine están oscuras y te puedes tropezar al salir.

Sergio, antes de nada, agradecerte que no caes en el insulto fácil, es decir, que no eres un troll de esos que llaman gorda, nombran a la madre de una o mencionan el hecho de que cobre 50 euros después de un completo o 20 euros por un francés. Tu crítica es fina, concisa y se refiere a mi “obra” no a mi persona. Y te lo agradezco porque una cosa es, después de leer tu comentario, que yo dinamite mi blog y otra cosa bien distinta es que dinamite la mano y cabeza que lo escribe (aunque mi cabeza, tan simple ella como mi bitácora, sería como explotar un globo de helio de color rosa).


Se ve que eres una persona sensible, preocupada y desvelada por la buena calidad de los blogs. Me concedes la oportunidad de tomarme mi tiempo y recapitular. Eres consciente del gran daño que puede hacer un blog mal escrito o aburrido, y me adviertes de ello, como buen compañero del mundo blogger (ah, no, perdona, que tú no tienes blog). Me conoces bien, sabes que necesito mi tiempo para hacer las cosas bien. Yo calculo que si llevo ya un año en esto, para marzo del 2010 habré conseguido una entrada buena y para diciembre del 2043 seré ya una excelente persona en todo lo demás. Sé que confías en la mejora continua del ser humano.

Y fijate, como sé poco de ti he decidido indagar y el primer dato con el que cuento me viene de perlas con lo anterior. Sergio es un nombre de origen etrusco que significa “ Guardián” y vistos tus desvelos entre el centeno del mundo blogger, no hay nombre que me parezca más adecuado. Pero ya el colmo ha sido cuando introduzco tu nombre en Google y me encuentro con Sergio Peña y Lillo, psiquiatra chileno que ha escrito sobre Psiquiatría y Catolicismo , así como sobre la Felicidad.
Estoy desconcertada. No sé si serás el mismo. Ambos compartirías el afán por lograr la felicidad pero no me imagino al Sr. Sergio Peña y Lillo, Psiquiatra de profesión, leyendo y escribiendo en mi blog con lo mal que está el mundo, lo banal que yo escribo y con lo ocupado que está con su camino espiritual hasta el corazón de Jesucristo. Yo creo que no. Tú debes ser otro Sergio Peña, más nihilista y transcendente, la psiquiatría chilena no es para ti.Es mejor meter caña a las bloggeras indefensas que no les acompaña el sereno a casa.


Y es que Sergio Peña, aunque tú seas tan especial y diferente, tal y como te dijo tu mamá, tu nombre no lo es. Vamos, que es como llamarse Paco Pérez o Manolo Sánchez (un saludo a todos los Pacos y Manolos de este país): aunque firmes con Sergio Peña y no de forma anónima, siento comunicarte que no te conozco y seguramente le pasará a todo el que te lea. Agradezco tu esfuerzo por dar la cara pero si no me mandas una foto con la idem y una lista de bares o lugares por donde pueda encontrarte, no voy a poder decirte esto en persona y tendré que utilizar otra vez esta aburrido blog como medio de comunicación. Y lo peor de todo es que sé que esta carta no la leerás porque si ya lo pasaste tan mal la primera vez, a menos de que seas masoquista, no te pasarás por aquí. Fíjate, tienes una entrada con tu nombre y la posibilidad de ser famoso y tú sin enterarte. Que cosas.

Y bueno, Schopenhauer moderno, siento aburrirte. Siento haberte hecho leer hasta aquí porque antes te mentí y te dije que había sorpresa. No sé por qué me has creído si este es un blog aburrido y simple sin nada que comentar, y sorpresas las justitas. El asesino es el mayordomo, el chico se queda con la chica y Pequeña Desorden va a seguir andando por aquí.

P.D. por cierto ¿has leído el “Arte de Injuriar” de Borges? Bueno, que tonterías pregunto, si fue Borges quien aprendió de ti cuando lo escribió…

martes, 21 de octubre de 2008

De robos literarios y felicidad

Miro a través de la ventana. Llueve. Gruesas gotas perlan el cristal. La ropa tendida. El cuerpo entero en los pies. (Sólo estamos a martes) El trabajo inabarcable. El cansancio, soportable, por hoy. Goldfrapp lánguido. “La Vida de los Otros” inconmesurable. Las vacaciones demasiado lejanas. “Un hombre en la Oscuridad” apasionante, (voy a leerte despacio, saboreándote como un caramelo). Las fotos de Grasas, excelentes, evocadoras, (sé que me lees, aunque no te manifiestes).
Lobito, Lobito, Lobito y sus ojos. “Lobito, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-bi-to: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Bi. To". Lobito, tu tortilla de patatas, delicatessen para los sentidos después de una larga jornada de trabajo. La manta roja y nuestro pequeño mundo subterráneo. Podría mirar tus ojos durante décadas y aún estaría embelesada por tus pestañas.
Fin del fin de semana más perfecto del mundo, aún lo saboreo (y sólo estamos a martes).
Mis botas altas de mis últimos diez inviernos otra vez en los pies. Mi bolso nuevo de los chinos-que-no-parece-de-los-chinos esperando a ser pintado.
Fotos nuevas en el salón de nuestro minipiso, nuestro gran hogar.



Como Flora, soy una mujer que no cree en otros mundos, que sabe que solo existe la realidad presente de la que forma parte esencial la anestesiante rutina, las breves trifulcas y las preocupaciones económicas, que intuye que a pesar de los dolores, el tedio y las decepciones, nunca estaremos más cerca del paraíso de lo que estamos en este mundo.




(Gracias P.Auster. y V.Nabokov. por vuestras citas prestadas)

viernes, 17 de octubre de 2008

Dudas

Hola. Ya estoy aquí de nuevo. He tenido dos semanas muy liadas pero hoy con todo los trabajos entregados ya puedo respirar. Esta semana he tenido jornadas de 12 horas y así ando hoy, medio alelada, dormida, agotada y con un humor rozando lo insoportable.

Quiero escribir hoy en el blog pero no tengo tema. Es como cuando te vas de vacaciones y le pides a un vecino que te riegue las plantas, que te coja el correo y que suba y baje las persianas para que parezca que hay movimiento. Pues yo igual hoy con mi blog, escribo para que no me lo chapen y porque me da penita tenerlo tan abandonado…

Sigo pensando y no sé qué escribir. Se me ocurren reflexiones sueltas que he tenido estos días, no muy coherentes, y que no sé estirar tanto como para escribir un post sobre ellos. Ejemplos:

- ¿Por qué la primera vez que lees un libro te puede parecer maravilloso y la segunda vez te parece que no es para tanto?
- ¿Por qué no me hace gracia Muchachada Nui y todo el mundo que conozco se parte de risa con ellos?
- ¿Por qué a estas alturas de la vida y de la historia y de todo censuran un cartel de cine (concretamente el del “Diario de una Ninfómana”) porque sale una chica tocándose (ohhhh, dios mío, pecado mortal) por debajo de las braguitas?
- ¿Por qué siempre que viene mi jefa a primera hora de la mañana yo llego tarde por mucho que intente no hacerlo?
- ¿Por qué tengo a veces la sensación de que vivo para trabajar y que mi vida social está en los huesos?
- ¿Cómo vestía yo el invierno pasado si ahora que he sacado la ropa de invierno me he dado cuenta de que no tengo apenas ropa?
- ¿Por qué el camarero del bar de debajo de mi casa cuando voy a comprar tabaco nunca me enciende la máquina ni a la primera, ni a la segunda , ni a la tercera? ¿Por qué no se da cuenta de que gracia la bromita tiene la justa y que cuando yo voy a comprar tabaco estoy con el mono y no estoy en absoluto para bromas?
- ¿Por qué ir al ginecólogo con casi treinta años supone escuchar la preguntita. “¿Piensas tener hijos?”, ¿ Por qué me siento que no me mira como una chica o una mujer sino como una coneja fértil procreadora?
- ¿Por qué justo cuando me marco un farol siempre tropiezo o muestro alardes de una torpeza increible?
- ¿Por qué justo el día que me pongo tacones es el día que más debo andar?
- ¿Qué gracia le ve la gente al Facebook?


Como veis, he tenido la cabeza muy liada estos días en mi curro…

miércoles, 8 de octubre de 2008

Bolssssso


Estoy hasta arriba, estoy hasta arriba!!! no tengo tiempo para leer blogs, ni para escribir en el mío, ni para comentar! hartita, más que hartita...
Que tiempos durante este verano cuando podía dedicarme a mis cositas...
Vease el bolso de la foto que le regalamos mis amigas y yo a Zin. Lo pinté yo con estas manitas. No era para nada la idea original que tenía pero al final me salió esto... no 100% satisfactorio pero quedó mono. Como dije cuando lo acabé: "Para ser el primero no está mal..."
Ay, como me gustaría tener tiempo para hacer más y más cositas...

viernes, 3 de octubre de 2008

Ay, Paul


Siento haber tenido esto tan abandonadito. He andado muy liada. Tal y como se puede leer en el post anterior llevo de Lunes casi dos semanas. Tengo mucho trabajo y toda la energía con la que empecé tras volver de vacaciones se ha ido esfumando. Cuando mi hermano era pequeño le gustaba jugar con la consola al Street Fighter y me siento como Ryu o uno de esos cachas pegones cuando tenían la barrita de energía en rojo y un solo golpe más les dejaba KO. Pues igualita estoy yo, menos japonesa y sin pixeles pero un solo golpe más y me caigo. (observación: ¿existe la astenia otoñal?)

Durante estos días no he tenido mucho tiempo para pensar en posts. Digamos que mi “astenia otoñal” me ha bloqueado tanto a nivel profesional, social como creativo (Oh , Dios mío, ya escribo en mi blog como en mis informes!!). Sin embargo, hay un tema que sí que quería reflejar en mi blog.
(Aviso: este post es un pelín adolescente. Sea interpretado como la necesidad de la autora de evadirse de un medio que le es hostil. Soy consciente de que va a ser uno de los posts que menos comentarios susciten y que pierda un montón de lectores)

Hace unos días falleció Paul Newman. Y me da penita porque yo tenía una relación con Paul especial. Nunca, ni siquiera de quinceañera, me gustó un guaperas famoso. Nunca llevé en mi carpeta fotos de guapos oficiales. Todas mis compañeras y amigas llevaban las carpetas cargaditas de fotos recortadas de la Super Pop o la Ragazza ,( que eran las revistas de mi época juvenil, lo matizo por si hay algún menor de 20 leyendo esto y no sabe de lo que hablo). El resultado eran unos collages más o menos graciosos, pero muy uniformes, la verdad. Yo, en mi afán de notoriedad, intentaba algo más artístico y la verdad es que creo que lo único en que se diferenciaba mi carpeta de las del resto de mis contemporáneas era la ausencia absoluta de chicos. Pero ojo, simplemente era para desmarcarme, en un intento bobo adolescente de definirme como distinta, nada más.
(Ay, que bobita era yo de adolescente con todo el tema de “ser diferente” y no podía ser más tópica y típica.)
Aunque mi carpeta no lo ilustrase, siempre he sido muy susceptible a la belleza masculina, que conste. Y sí había famosillos que me gustaban, pero era curioso, me gustaban porque se parecían físicamente a chicos reales que me gustaban. O sea, yo podía llevar una foto escondida DENTRO de mi carpeta de Mark Owen o Jared Leto porque según mi imaginario adolescente eran clavados a un chico por el que suspiraba y no me hacía ni caso. Ya que no tenía una foto del que me interesaba en realidad, llevaba uno de su clon ideal. Todo muy idealizado y adolescente. Lo de los parecidos era muy relativo, lo admito. (Aún me sigue pasando con casi 30 años, Lobito según mi criterio es clavadito a un galán actual que no voy a nombrar aquí porque hay gente que lee esto que me conoce y que conoce a Lobito y no me apetece proporcionar risas gratuitas. Pero sí, yo duermo todos los días al lado de un ser clónico de un actor americano famosísimo).
El primer hombre del que me enamoré (después de mi padre, claro, que yo pasé como todas por mi Complejo de Electra) fue de Paul Newman. Recuerdo ser muy muy muy pequeña y quedarme embelesada ante la belleza de Paul en “El Golpe”. Hace unos años leí un artículo de investigación sobre la belleza en el que se llegaba a la conclusión que los rostros simétricos eran considerados los más bellos. Asimismo otra parte del artículo afirmaba que desde bebés, los seres humanos somos susceptibles a la belleza y la simetría de los rostros. Como parte del experimento, se mostraba a un grupo de bebés (tanto niños como niñas) fotos de caras, y los bebés reaccionaban de un modo u otro ante ellas. Pues bien, los datos arrojaban que LAS bebés sonreían y se mostraban encantadas ante la foto del rostro de Paul Newman. Ante otras fotos de caras más feas o de rasgos más duros se mostraban indiferentes o incluso lloraban. Cuando leí ese artículo me acordé de la mocosa que yo era cuando vi “El Golpe” y de cómo Robert Redford, pese a ser también muy guapo, había pasado totalmente inadvertido por mis ojos infantiles, así como el argumento de la película, que estoy segura que por la edad que tenía no me había enterado ni de la mitad.
Otra conclusión que se extraía del artículo es que son los rostros más simétricos y armoniosos a los que atribuimos otras características que nada tienen que ver con la belleza pero que son consideradas como positivas como la simpatía, la bondad o la generosidad. Tendemos a atribuir a las personas bellas características positivas de su personalidad. De este modo, los feos son siempre los malos de las películas y los guapos, los buenos. Recuerdo que leí hace tiempo que uno de los mayores asesinos en serie de la historia fue un americano del que no recuerdo el nombre y que mató y torturó a más de una veintena de mujeres. Pues bien, este hombre era asquerosamente guapo, con un rostro angelical y las mujeres confiaban en él precisamente por ese aspecto de benefactor incapaz de romper un plato y por esa belleza exagerada. La gente no daba crédito a que ese hombre tan guapo pudiera hacer cosas tan atroces. Vamos que en nuestro imaginario colectivo no nos cabe en la cabeza la compatibilidad entre maldad y belleza. Recuerdo que leí un libro de Oscar Wilde “De Profundis” que me entusiasmó, que trataba también sobre eso. El pobre Oscar no se podía creer que su adorado Bosie, tan guapo él, fuese uno de los mayores cabrones que nos ha dado la historia.

Y todo este rollo para venir a decir que Paul no era para mí como otros guapos de película. Otros guapos más carnales, tíos buenos en el sentido puro y duro con los que fantasear con un revolcón en un momento de delirio adolescente. Ante el rostro de Paul, yo siempre veía a un ser bueno, infinitamente bueno, como el mejor hombre que hubiese pisado la tierra, y ya de paso, bellísimo. No sé cómo era Paul en persona, quizás era un ególatra insufrible, pero en mi fantasía Paul era perfecto, no en belleza externa sino la que decían La Bella y la Bestia : “ la belleza está en el interior”. Digamos que ante los ojos de ese azul imposible sufro el Síndrome de Stendhal, y sufro vértigo , confusión y alucinaciones, me bloqueo ante esa belleza clásica y perfecta y me ruborizo y lubrico cuando miro fotos suyas. (exagero, que conste). Me alegro de no haber conocido nunca al Paul de verdad y poder pensar que existe un ser humano perfecto(ay, sí, sí, vale, dejadme en paz, es mi fantasía. Esto es como mi Scatergories: si no os gusta, me lo llevo a casa)

Leí hace unos días en un blog (que no recuerdo el nombre, lo siento) que el único sentido que tuvo para el cine pasar del blanco y negro al color fue para poder apreciar el azul de los ojos de Paul. Y es verdad.

Ay, Paul, qué feo se ha quedado esto desde que te has ido...

P.D. Hace muchos leí una anécdota sobre Paul Newman que hizo que me cautivase más aún. No lo he podido colar en ningún lado de este larguísimo y tedioso post. Así que lo planto aquí en la posdata para confirmar que Paul aparte de ser el hombre más bello sobre la faz de la tierra era también ocurrente

Paul estuvo casado con su mujer más de 50 años. No suele ser muy frecuente en las parejas de universo cinematográfico. Cuando le preguntaron por el secreto de ese amor eterno, él contestó lo siguiente: " Llevamos tanto tiempo juntos porque hemos llegado al acuerdo de que en las cosas importantes soy yo quien decido y tomo la última palabra, en lo demás es ella quien manda. Por ejemplo, cuando tenemos que decidir nuestra postura acerca la economía internacional o sobre el hambre en el mundo , soy yo quien lo decido. De lo demás, decide ella"

lunes, 22 de septiembre de 2008

Más lunes que nunca


Lunes. 9:50 horas. Llueve. El cielo como mi ánimo. La pila de trabajo que dejé el viernes por la tarde encima de mi mesa me espera tal y como la dejé. Tenía la esperanza de que durante el fin de semana en un acto de canibalismo mi trabajo pendiente se hubiera autofagocitado y no tuviese nada que hacer. Pues nada, ahí sigue mi pila de papeles con cara de estar contenta de verme y con ganas de procrear y reproducirse durante la semana que se nos presenta por delante. Yo prometo, os juro de verdad, que no hago nada por cuidarla. No la riego ni le digo palabras bonitas. Sin embargo, pese a mi descuido y casi maltrato, mi curro crece con vida propia y se expande como una planta tropical en la rivera del Amazonas. Y aquí le tengo exuberante, fresco y tan verde, tanto que da miedo. A este paso temo que sea tal la montaña de trabajo que no pueda ni entrar en mi despacho y tenga que trabajar desde la calle…
Me acerco a él con cuidado y ronronea, deseoso de mi atención y caricias. Cojo el primer informe y empieza a crecer exultante ante mis ojos. Le empiezan a nacer hijos por todas partes, parece un mosquito-tigre que sólo necesita una gotita de agua estancada –en este caso, mi atención estancada- para reproducirse y multiplicarse de forma desaforada. Me armo de post-its y cierro el primer informe con un suspiro. Abro el segundo pero lo cierro rápidamente no sea que lo polinice con mi mirada de pez miope y empiece a brotar. Me acuerdo de mis clases teóricas de organización y distribución de tiempo para mejorar la productividad. Las tareas urgentes antes que las importantes. No es posible hacer esa separación, todo tenía que ser para ayer.
Cojo un papel y con mi mejor letra, escribo “Things to do” que parece que así en inglés tiene más gracia y la lista que emerge de mi lápiz es inmensa, infinita y eterna. Vislumbro tantas horas extras, tantas horas de luz mortecina de fluorescente de despacho para lograr borrar una línea de mi lista mastodóntica de tareas pendientes, vislumbro mi culo plano producto de tantas horas sentada en el despacho…

Me voy a tomar un café, que ya estoy agotada.

(La foto es de mis chanclas en la playa. Que lejos queda el veranito ya…ay)

viernes, 19 de septiembre de 2008

Berlín Sui Generis


Detalle de mercadillo



Detalle de un puesto en un mercadillo callejero







Graffitti en muro




(espectacular)






Hoy no tengo muchas ganas de escribir. Y como acabo de pasar al ordenador las fotos que hice en Berlín, cuelgo algunas que me han gustado... (podría ser berlín como cualquier otra lugar). Otro día cuelgo más.


Buen finde (yo me lo merezco, creedme)






lunes, 15 de septiembre de 2008

Glamour matrimonial


Este fin de semana hemos estado de bodorrio.

La boda no era en Madrid. Llegamos tarde, muy muy tarde. Vimos salir a los novios de la iglesia de milagro. Llegamos corriendo, rojos por el sofoco y despeinados. Me pinté en el coche y tan poco acostumbrada como estoy a los maquillajes líquidos, a los fond de teint, coloretes y a los polvos, me pasé y lucí mi carita a trozos con un color rosa"Cerdita Peggy"de lo más gracioso, naranja "Naranjito 1982" o rojo"ardor de fuego" entre otros. Gracias al maquillaje improvisado, al sofoco de llegar tarde, la carrera que nos habíamos metido y el calorazo, mi cara era un cuadro en tonos pasteles y rojizos . Las medias tampoco me las puse bien. Tres horas más tarde pude ir a un servicio a colocármelas. Hasta entonces sufrí. Y mucho. Con las prisas olvidé meter en la maleta el sujetador adecuado para mi primoroso vestido y tuve que llevar uno viejo que se empeñaba en asomar todo el tiempo por el escote. Y no, no me gusta ese rollo Amy Winehouse (véase foto), así que opte por quitármelo. La clave fue la frase de una amiga después de verme bailar con Lobito el vals: “Mejor enseñar pezón que sujetador” refiriéndose a que llevaba medio sujetador negro fuera de mi vestido gris claro. Fuera suje y comprobación de que a los casi treinta no se tienen las tetas igual de altaneras e ingrávidas que a los veinte.
Los zapatos tampoco fueron bien. Primero, la carrera desde el coche hasta la iglesia por una calzada romana llena de adoquines. Es lo que tienen los centros históricos de las provincias de España: los stilettos son incompatibles y más si tienes que correr porque llegas tarde a la misa. Eso es martirio y calvario y no lo que sufren los santos. Eso sí, me volví creyente porque fui rezando con toda mi alma para que no se rompiese un tacón y aquello no ocurrió. Después, alejados de la ciudad, la cosa no mejoró. Entre que yo no sé andar con tacones y que el cóctel se celebró en un precioso jardín con césped, aquello no acabó en tragedia por poco. Los tacones, tan finos ellos, se clavaban en el blando suelo y no había forma de andar. Cada paso era un triunfo porque se clavaban profundamente y sacarlo era un logro. Como me están un pelín grandes, sacaba el pie y el zapato se quedaba enterradito. Al final el jardín quedó como si hubiese una plaga de topos, o como si hubiesen jugado un partido de futbol con botas para andar en la nieve o como si se hubiesen dedicado a superar el record Guiness de más sombrillas clavadas en un jardín. Optamos por ir a una parte del jardín donde daba el sol y así el suelo estaría más durito, pero entre el calorrón, las medias que no transpiraban, el maquillaje que tampoco, yo no aguantaba ya esos colores y calores en la cara, en la espalda y en las piernas, así que entre el sofoco o el suelo blando y agujereable, opté por lo segundo. Me pasé el coctel amarrada al brazo de Lobito para no perder el equilibrio. El no poder movernos del sitio conllevó que no pudiesemos interceptar a ninguno de los camareros que desfilaban con las bandejitas. Pasamos hambre.
También asumo que no sé llevar un chal vaporoso. Por más que me digo: “Pequeña Desorden, no es una bufanda para ir al fútbol, no puedes llevarlo hecho un higo con un nudo”, no consigo otro efecto.

El glamour de bodas no está hecho para mí. Eso sí, admito que me lo pasé genial. Y decidido, visto lo visto, a la próxima boda voy en chandal, que tampoco estoy acostumbrada pero seguro que voy más cómoda.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Paradojas humanas

- La bella F. sufre cuando le van bien las cosas porque tiene miedo de que le dejen de ir bien."No quiero volver a sufrir" afirma mientras se seca las lágrimas.

- El sosegado E. enseña a sus alumnos de Carabanchel las maravillas de la lengua de Shakespeare y recita versos en su perfecto inglés. Cada noche, cuando vuelve a su casa de Lavapies, se le come la lengua el gato cuando su vecina Mrs. Helen le pide el correo con su esforzado español. E. olvida todos los idiomas que conoce delante de esa inglesa pecosa, gustoso le contaría los lunares from head to toes . A Mrs. Helen le encantaría aprender español pero ella es negada para los idiomas y no le ve muchas luces al embobado E. El gato de E. está obeso de tanto zampar.

- A la neurótica y obsesiva P.D. le genera tanta angustia pensar que el tabaco produce cáncer que se fuma un cigarro para tranquilizarse.

- La valiente y segura T. tiene tanto miedo de probar acostarse con una chica por si le gusta, que se tira a todo tío que se ponga a tiro. "No lo pruebo porque voy a descubrir que no me gustan los chicos" afirma mientras se le van los ojos detras de la rubia ondulante que pasa a su lado.

- Al pequeño J. adora la pintura y la fotografía. Eso sí, estudió Químicas, no sea que descubra que no tiene talento para ello y no toca jamás un pincel, ni por prescripción médica. En casa de sus padres no pinta nada, afirma su novia. Nadie sabe de su oculta pasión porque jamás hizo referencia ni mención, no sea que le digan que no vale para ello.

-La excelente Señora M.P. compró los sofás más bonitos del mundo para su comedor de recién casada. A su vez compró unas fundas sufriditas para protegerlos. Durante 50 años no las quitó, no sea que se estropeasen y no pudiesen lucirse el día que fuese necesario. El día 13 de Octubre de 2001, día de la muerte de la Señora M.P. la tapicería luce impecable como el día de su compra , tal y como comprobó su sorprendida nieta al quitar las fundas para el velatorio Es una lástima que cuando se repartió la herencia al día siguiente hubiese que tirarlos porque tenían los muelles destrozados y una pata rota.

- Las cabinas de los cibercafés nocturnos están llenos de gentes en silencio tecleando en chats buscando amigos.


Buen fin de semana.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

La Mafalda de las Lentejas

Llevo ya medio año independizada en casita con Lobito. 6 meses de amor, de independencia , de ser mayor …( y de limpiezas, mudanzas, compras, pago de facturas, comidas improvisadas…) y sí, 6 meses sin la comida de mi madre…

Ayer fui a comer a casa de mi madre y me puso lentejas, un plato terriblemente odiado por mí en el pasado. Las lentejas sólo las podía ver pasadas y requetepasadas por el pasapuré (y engullendo entre medias varios vasos de agua) o en su versión didáctica: en un tarrito de cristal con agua y algodón para que naciera una plantita (que daría a su vez más lentejas odiadas….)

Pero ayer las lentejas de mi madre cambiaron mi vida... Jamás creí que iba a decir esto : QUE MANJAR DE DIOSES, qué exquisitez, que delicia para mi paladar, que ricas, ricas, ricas, ricas…
¡¡¡¡¡¡Ay, que placer, las lentejas de mi madre!!!!! (miles de tuppers en el congelador de mi casa con el oro marrón de las lentejas)

(Estoy segura que cuando Mafalda crezca, abra su nevera y descubra que solo tiene paté (y no pan), cereales (y no leche) y taquitos de jamón para cenar(y eso, en el mejor de los casos) , valorará la sopa de su madre)

viernes, 5 de septiembre de 2008

Memememememe

Detesto los memes, lo admito. Pero viniendo de alguien como Ynosek(+)contarte, se hace una excepción. Aunque solo sea por regalos como su post nº 100, su comentario incondicional en todos mis posts y por su blog que da gusto leerlo. Aquí va:

Pelo : rubia (natural como la vida misma).Bueno, quizás fuera rubia de pequeña, ahora a mis 29 soy castañita clara, pero eso sí, los días de guapura subida soy una RUUUUUBIA muy coqueta.

Ojos : marrones sin más. Muy miopes. Muy muy muy expresivos, delatan rápido el estado de ánimo en el que me encuentro. Eso sí, tienen la virtud de aparecer cerrados en el 98% de las fotos que me hago.

Mi mejor rasgo : mi humor, mi optimismo, la capacidad para encontrar siempre alternativas o sacarle siempre el lado positivo a todo. No sé si me explico.

Altura : Me medí a los 19 años y medía 1,69 cm. No me volví a medir hasta hace poco y descubrí que medía 1,66. Una de dos: o me midieron mal hace 10 años (se ve que han avanzado los aparatos de medida, ejem) y llevo diez años creyendo que mido casi 1,70( lo cual queda muy bien), o he menguado (y si menguo a este ritmo, es decir, 3 cm en 10 años, a los 79 mediré 1,54, lo cual me asegura que nunca seré una retaca)

Lentes : ay, sí. Kilo y medio de dioptrías en cada ojo. Llevo lentillas y desde el pasado julio, alterno con unas gafas modernísimas de Cavalli. Muy intelectual, que mona va esta chica siempre.

Numero de pie : 38. El pie más estandar que existe. Nunca encuentro número en rebajas.

Edad : veintitantas primaveras y algún que otro invierno.

Piercings :me hice uno en el ombligo con 18 años cuando nadie lo llevaba y era el colmo de la provocación y el morbo.(o así lo veía yo que fantaseaba con mostrar mi ombligo taladrado y que cayeran a mis pies. Es lo que tienen los 18 años). Me duró dos meses. Tengo una cicatriz de por vida en el lugar que ocupó. Para que luego digan que solo los tatuajes son permanentes.


Tatuajes : La verdad es que no me van mucho ahora que los lleva tanta gente….además creo que no hay ningún dibujo o motivo que me apetezca llevar toda la vida. Pero sí, admito que a veces he pensado hacerme alguno pequeñito muy pequeñito en el pie o en la tripa al lado del hueso de la cadera.

Frase favorita : “Te quiero” en labios de Lobito.

Diestro o zurdo : zurda, zurdísima. Vamos, que soy inútil con la derecha (en todos los sentidos).

Un deseo : huy, muchos, muchos pero son secreto, secreto, que si no, no se cumplen.

Echas de menos a alguien : tengo la inmensa suerte de tener a todos los que quiero cerca. Y la verdad, también lo digo , no soy mucho de echar de menos.

Mayor vicio : el puto tabaco. Comer algo pequeñito dulce después de cenar. Comer sentada (incapaz de comer de pie). Dormir siempre con la cama hecha o como mínimo, estirar las sábanas antes de dormir. Llevar siempre los labios pintados cuando tengo que enfrentarme a algo. Cada cierto tiempo pasar una tarde o un rato sola. Llevar el flequillo perfectamente liso (algo realmente dificil). Vestirme siempre en el mismo orden: 1ºbraguitas, 2º sujetador, 3º calcetines,4º el resto. Hacerlo en otro orden me parece una mal presagio para el resto del día. Ya no sé si son vicios, hábitos o manias, pero la compulsióny la obsesión están presente en todas ellas.
Estas enamorado : SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
Con cuánta gente te has liado : ¿contando los indeseables? Y bueno, qué entendemos por liar? Mi compañera de trabajo me lía constantemente…
novi@ en estos momentos : novio no, pero sí compañero, pareja, amante, amigo en un solo ser. Bueno y cuando me entra alguien indeseable (en todos los sentidos) en un bar:“ Tengo novio”

amor a primera vista : sí, con matices.

amar o que te amen? : Ambas cosas. Son imprescindibles ambas.

te rompieron el corazón alguna vez? : mmmm, si entendemos por eso el no hacer caso, sí. Pero la verdad (crucemos los dedos) nunca he sufrido por amores. Nunca me han dejado y yo creo que eso tampoco es bueno

.y tu lo rompiste? : sí, pero no mola.

locura más grande por amor : locura no sé, pero tonterías muchas, muchas, muchas, muchas, muchas.

Una cita ideal? : algo sorprendente, inesperado e imprevisible.

Un lugar : Entre los brazos de Lobito. Un puente inacabado en el paseo del Thames al lado de la Tate Modern.

Películas : Amores Perros, Cosas que nunca te dije, Réquiem por un sueño…

bandas sonoras : la BSO de mi adolescencia fue sin duda el Super8 de los Planetas. Actualmente no sé. Si es de pelis, sin duda, la de American Beauty.

Canción : qué difícil, depende del momento… Ahora mismo estoy entre tres: Never let me down de Depeche Mode, Where is my mind de los Pixies , y High&Dry de Radiohead.

Dulces : soy más de salado pero adoro los helados.

Deportes : ufffff, paso palabra.

bebida sin alcohol : agua, granizado de limón.

bebida con alcohol : depende del momento, cerveza o ron con cocacola, depende del momento de la fiesta.

comida favorita : espinacas con besamel, mejillones a la vinagreta, boquerones en vinagre, ensaladas, el melocotón y el mango.

marca favorita de vestir : Creo que mi marca ideal sería la que diseñase yo. Me gusta la ropa sencilla pero femenina. Me encantaría ser capaz de llevar tacones pero los deditos de mis pies son de talante hippie.

Materia de la escuela : Con lo empollona que era, todas. Yo era así. Quizás Lengua y Literatura y Filosofía.

Animales: mi Zyra preciosa.

Libros : Lolita de Nabokov

tu alguna vez…

besado a un extraño ? sí.
Tomado alcohol : el día después de una borrachera, en plena resaca, prometo que no.
Fumado : lo que me gustaría poder contestar que no a esta pregunta…
Escapado de casa : Sí, pero cuando volví ni se habían enterado, o sea , que no sé si cuenta…


Y los nominados son:
(Me siento Mercedes Mila)
- cualquiera que se anime.

Trabajo hecho. Que bueno. No ha sido tan difícil. Hasta el próximo meme (que espero que caiga en un año que acabe en número impar)

miércoles, 3 de septiembre de 2008

El Otro


Señoras y Señores:

INCREIBLE PERO CIERTO.

Comparto mi vida con un hombre que ayer vio por primera vez la peli “Los Otros” de Alejandro Aménabar. Lo más increíble de todo, es que siete años después de su estreno nadie le había destripado el final. Y ahí le tuve, un Lobito encogidito en nuestro Klippam y con cara de susto casi toda la película.


(Valeeeeeeeeeee, que sí, que sé que no es para tanto pero es lo que tiene el amor que todo te parece adorable y graciosísimo)



lunes, 1 de septiembre de 2008

On the road again

Bueno, bueno, bueno, un mes más tarde y aquí estoy de nuevo. Tenía ganas de veros, de pasarme a limpiar esta casita desorden que tengo abandonada. Me armo de plumeros, trapos, fregonas, escobas y Mister Propers, me planto el traje de faena y aquí estoy en plan Real Academia de la Lengua “Limpiando , fijando y dando esplendor” .

Ha sido un verano muy muy muy muy bonito, muy intenso y breve como todo lo bueno. Lo mejor, la compañía de mi Lobito en el mágico Berlín. Lo peor, la plaga de avispas berlinesa y su asqueroso café. Hoy cuando he llegado al trabajo, la sensación que he tenido es como si hubiese estado allí el viernes pasado y hoy fuese un lunes normal. De momento, síndrome post-vacacional no hay, veremos mañana o pasado cuando la novedad del primer día se haya pasado y ya nos hayamos contado todas las vacaciones. De manera fugaz, me ha pasado por la cabeza la idea de que me quedan todavía 11 meses para las próximas vacaciones y bueno, la he desechado rápido porque dado el talante optimista que me invade hoy, pienso que si un mes se ha pasado tan rápido, en nada estaremos ya en Navidad y seguro que nos dan unos días y poniéndonos en lo peor, si un mes pasa tan fugaz, 11 meses tampoco será una pesadilla. Vamos que hoy me siento como si tuviese ya un pie en la playa el próximo agosto.
El trastazo con la dura y cruda realidad va a ser histórico, te lo digo yo.

Y por hoy ya, que me siento rara con esto del blog. Es como si me sentase delante de un viejo amigo con un café delante y sin saber qué contarle. Ya irán surgiendo los temas, las confidencias y las caricias. Necesito acercarme despacio, veros bailar, os prometo que en la siguiente canción me lanzo. Necesito habituarme que hace un mes que no toco el teclado de un ordenador y aquí estoy, totalmente embelesada con el ruidito tan chulo que hacen las letras al ser tecleadas, un sonido que había olvidado. Yo soy así, ya sabéis, me fascinan las pequeñas cosas


(foto del flickr -maravillosa, por cierto- de Welshboy)

jueves, 31 de julio de 2008

Vacaciones de Verano...divino tesoro

Me quedan exactamente 48 minutos para estar oficialmente de vacaciones…

Playita y después Berlín… y todo el tiempo mi Lobito al lado…

Quedan 47 minutos….

Nos vemos en Septiembre…

Feliz Verano a tod@s!!!!!!!

lunes, 28 de julio de 2008

Un año de Blog

El Sábado este blog hizo un añito de vida. Este es el post número 100. Así, todo simbólico y redondito (no casual, premeditado, por eso la insólita y desmedida producción de posts durante este mes). En el momento que esto escribo tengo 6040 visitas, según mi contador de Estadísticas Gratis. Que nada, gracias a todos/as los/as que me habéis leído, un beso desordenado especial para los que me habéis comentado y otro beso especial a todos/as aquellos/as que me habéis inspirado. Desde que conocí de forma totalmente casual el mundo de los blogs, no voy a decir que mi vida haya cambiado porque me parecería excesivo, pero sí que he leído muchas reflexiones que me han hecho reir, pensar y emocionarme. He imaginado y recreado vidas de gente desconocida y me ha confirmado lo que siempre sospechaba: que hay mucho artista anónimo suelto, gente con muchísimo talento y espíritu crítico, con mucho que aportar al mundo.
Yo desde mi blog no he pretendido cambiar el mundo, tampoco me apetecía desnudarme y mostrar mi lado más íntimo, tampoco quería exhibir mis dotes (nulas) literarias. Lo que pretendía y pretendo es, como casi todo lo que hago en esta vida, divertirme y emocionarme. Alterno posts cómicos con otros más serios. La mayoría de las cosas que cuento son verdad, eso sí, maquilladas y preservando al máximo mi anonimato. No me sale mentir, y tampoco crear universos nuevos, porque no soy Cortazar ni Borges, sólo sé hablar de lo que conozco o de lo que intuyo, o de lo que me emociona. Me encanta bromear, adoro reir, me fascinan los juegos de palabras. Si alguien lee un post mío y no lo entiende que siempre lo interprete desde una vertiente cómica, que no me tome muy en serio. Soy de risa muy fácil e intento tomarme la vida con muchísimo humor, porque soy de las que piensan que todo se digiere mejor con una sonrisa y que cualquier momento es bueno para un juego de palabras, incluso los más trágicos. Intento que en todos mis posts se perciba la ironía con la que miro las cosas de la vida. Un humor blanco e irónico. A veces pienso, que sin querer hablar de mí, este blog , me refleja muy bien como soy. Pero claro, es también la visión que tengo yo de él.
Sólo sé que aquí sigo, que este blog está más vivo que nunca, que me fascina abrir el correo cada mañana en el curro y comprobar que tengo un par de comentarios. Que aquí teneis Pequeña Desorden para rato y que por supuesto, podéis pasaros cuando os apetezca…
Plagiando a Luz Casal , este ha sido un año de amooorr, digo, de blog.

jueves, 24 de julio de 2008

Día tonto

Una puede tener un día tonto. Malo incluso. Un día que te levantas de la cama arrastrando ojeras y con el alma en los pies porque no has pegado ojo. Un día que empieza a surgir de tu labio inferior un pequeño bultito y piensas : ¿me estaré empezando a parecer a Angelina Jolie?, pero no, esas cosas no pasan así como así. Poco a poco en cuestión de minutos, ese bultito empieza a engordar líquidos purulentos y ponerse feo y asqueroso y doloroso, y voila! el gracioso bultito es ahora una calentura del tamaño de una plaza de toros y por mucho parche que te pongas , lo único que consigues es que parezca que se te ha pegado el pellejo de un garbanzo en remojo encima de un calenturón, herpes labial, pupa o como mierda quieras llamarlo. Un día de esos tontos, que te tiene que venir la regla y no te viene la jodía, pero andas con todos los síntomas, ánimos y dolores y un grano, coquetuelo él, en mitad de la barbilla (grano del modelo chincheta: perfectamente rojo, redondo y que si lo presionas duele como un pinchazo con una idem).Y si además, ese día hace un calor de esos densos y pesados, y tú eres propensa a tener la tensión como la autoestima de un depresivo (esto es, bajita) sueles andar medio mareadilla todo el día y con su consiguiente cara de naufrago. Pues ese día con tu cara ojerosa, verdosa, mareada, acneica, pre-reglosa y con el detalle final de un calenturón no tiene por qué pasar a la historia, es más, puedes olvidarlo al día siguiente para siempre.

Yo lo recordaré los próximos cinco años.

Ayer me hice las fotos para renovarme el DNI. Cada vez que pague con una tarjeta, cada vez que me confundan con una adolescente en la puerta de una discoteca, cada vez que me pare un policia para un control antidrogas o antiterrorista me acordaré del día tan maravilloso de ayer. Y le juraré al portero de discoteca, al policia y a la dependiente del Zara que aunque no lo parezca, esa soy yo y que esa foto no corresponde a una etapa en Proyecto Hombre.

martes, 22 de julio de 2008

Gafada

Elegir unas gafas graduadas es una odisea. Pasados los diez primeros modelos son todas iguales. Lobito me acompaña, paciente y servicial, aguanta con más paciencia que yo. Yo me agobio entre tanta montura, marcas y modelo, tanto me agobio que todas me parecen iguales, es decir, igualmente horribles . Que si eres rubia, de ojos marrones y de piel clara, lo que mejor te queda son los marrones, los naranjas o los cremas. Que con ese corte de cara, mejor redondas. Que si tienes más de cuatro dioptrias, mejor que sean lo más ligeritas posibles, pequeñas y no de pasta. Justo, justo , exactamente el tipo de gafas que detesto. Con lo que llego a la conclusión que los modelos que me gustan son los que me quedan mal y los que no me gustan son los que me quedan bien. A todas les saco algo: “Con estas parezco Betty la Fea””Con estas parezco la Señorita Rottermeier”, “Con estas me parezco a mi compañera de curro” , “Con estas me parezco a mi padre”, “Con estas parezco tonta”, “Estas me hacen los ojos pequeños”, “Con estas parezco Nana Mouskouri”, “Con estas parezco John Lennon”, “Estas ni de coña, vamos”, “Con estas parezco funcionaria”
Perfecto.
Pues así llevo un mes. Y lo que me queda.

Chaparrón de tópicos

Mis bisabuelos, excepto uno, mis abuelos, mis padres y yo somos madrileños. Ese bisabuelo paterno mío era catalán, de ahí que mi primer apellido lo sea. Así que según eso, soy una buena gata madrileña con un ramalazo catalán que me hace ser agarrada en los eventos económicos. Como gata madrileña, debo ser nocturna y un poco chula, acogedora y fiestera. Todo esto se complica porque además de gata madrileña con gotas catalanas soy rubia, y además natural, para más inri, lo que conlleva ser un poco simple y que me cueste entender conceptos simples. Como buena rubia natural, tardo muchísimo en esperar en un semáforo porque siempre espero que aparezca mi color favorito (y el rosa nunca sale) Vamos, que el tráfico no es lo mío: rubia y mujer, terrible combinación. Es lógico que con casi 30 años aún no me haya sacado el carnet de conducir, pero tampoco es que la humanidad se pierda mucho: ya se sabe que las mujeres conducimos fatal. También puede ser que no me apetezca sacármelo o que no quiera, aunque tampoco sea esto muy fiable ya que cuando una mujer dice “no” puede ser “sí” o “no” o todo lo contrario. Entiendo que a estas alturas mi poca credibilidad se haya caído porque además no cuento con un par de razones como dios manda que tiren más que dos carretas. Eso sí, problemas en expresarlo no hay ninguna porque como mujer necesito hablarlo todo mucho y ya se sabe que los géminis somos además excelentes comunicadores. O sea, que después de esta charla, ya no se si hablo por los codos y soy extrovertida por ser mujer o por ser géminis o por ser madrileña. Voluble como buena géminis soy, no hay más que leer este texto que tan pronto te habla de que la natación es el deporte más completo o que el rey es un tío campechano. Esto lo lee cualquier psicólogo y ante este pensamiento saltígrado se asusta, por muy loco que este esté. Todos sabemos lo locos que están todos los psicólogos y si encima son psicoanalistas, obsesionados con el sexo. Y me alegra que toquemos el tema del sexo, porque yo como buena feminista en realidad lo que tengo es una envidia atroz del pene y un odio enfermizo a todos los machos, machistas que son unos machistas. Eso sí, manía les tengo, pero a mis casi 30 años, llevo el reloj biológico a más de 100 por hora a la caza de un maromo guapo, profesional y rico que me procure una buena prole, una casa con jardín y unos cuantos pares de manolos con los que patearme Nueva York en busca de sexo ardiente y sin compromiso o en busca del amor verdadero, ya no lo tengo claro, mientras escucho en mi MP4 a cantautores y canción protesta porque soy rojilla y liberal. Como tal, voy a las fiestas del PC y como tostas de sushi y tofu pues como todo va en el mismo pack, soy vegetariana y ecologista. Vamos, que como buena madrileña, ecologista, feminista y géminis, me subo a la osa y el madroño de la Puerta del Sol a comunicarme, mover masas y evitar que talen árboles y proclamar que el Oso es en realidad una osa. Eso sí, después por la noche, como buena madrileña y moderna alternativa me planto mis pantalones pitillo, de las que fui pionera, mis converses y mis gafas RayBan Waysurf y que me permitan quitarme las gafas gafapastil que me dan aire de intelectual (las gafas de ver, ya se sabe, siempre dan aire de intelectual). Y me alegro de ser miope y llevar gafas porque me pega mucho con ser “de letras” : esos que se aturullan ante cualquier operación matemática y argumentan “Yo es que de eso no entiendo : yo soy de letras”. Aunque eso, ya no lo tengo claro si es por ser rubia natural o géminis o madrileña o ecologista...

viernes, 18 de julio de 2008

Jueves noche

Alguien me comentó el otro día lo poco inspirados que son mis posts los viernes. Básicamente de lo que hablo es de lo mucho que necesito vacaciones y que se trata de una semana menos tachada del calendario. Hoy , cinco minutos antes de irme a casa, escuchando a Russian Red, no se me ocurre nada realmente mejor que escribir. Que ayer salí con unas amigas, llegué a casa a las tantas y no sé cómo he podido hoy levantarme. Que cuando llegué y encontré a Lobito tan profundamente dormido en la cama, me enamoré, reenamoré y me enternecí, que pegué mi cuerpo desnudo a su piel tan suave y cálida como una cuchara a otra cuchara, y con infinito cuidado para no despertarle, le dije bajito al oído lo mucho que le quiero. Lobito...

Y me quedé dormida. (Tan feliz…)

miércoles, 16 de julio de 2008

Dilema existencial




Soy yo que estoy desconectada o este año nos estamos librando del engendro de la canción del verano? Tened en cuenta que estamos a mediados de julio antes de contestar...
(El Chiki-chiki no cuenta. Eso no entra en la categoría de música y además ha sido previa al verano)


No se vende. (Disculpen las molestias)

Que quizás sea muy fácil criticar desde este lado del telón. Que yo nunca he sujetado en mi mano un cheque con más de cuatro ceros suculentos , que todos, de algún modo u otro, nos vendemos al sistema, y hay casos más visibles que otros. Que todo depende del cristal donde se mire, y seguro que hay miles de variables que se me escapan y miles de ONG´s a las que donar el dinero… pero creo que hay que saber hasta donde uno puede llegar, hasta donde puede y/o debe venderse al sistema… y el dinero no puede comprarlo todo y creo que hay posturas que deben mantenerse y concesiones al sistema que no deberían hacerse.

- Ajo, micropoetisa, hasta ahora recitaba poesía a públicos minoritarios en pequeños bares de Madrid (la dediqué un post hace tiempo). Ahora sus versos son cabecera de una cadena de TV (la Sexta).
- Loquillo, el que era “demasiado rocker para los punks y demasiado punk para los rockers” en los 80, anunciando actualmente coca-cola.
- Ana Belén, actriz y cantante activista de la izquierda española, anunciando crema antiarrugas Vitesse.
- El antiguo Teatro Calderón de Madrid es ahora el Teatro Häagen Dazs (marca de Helados)
- Banksy, artista urbano y callejero antisistema exponiendo sus obras en la Tate Modern de Londres y vendiéndola por 1,8 millones de dólares. “Compren, compren crítica al sistema capitalista occidental por el módico precio de millón y pico de dolares!!)
- El pañuelo palestino símbolo pro-Palestina es ahora lo más cool entre lo cool de las celebrities.
- En el Corte Inglés de Callao en la sección de souvenirs (no cuento por qué estuve allí la semana pasada) venden tazas y camisetas del Che.

Y solo por citar algunos de los ejemplos más recientes que se me ocurren.

Que el sistema es perverso y endemoniado, que la culpa se reparte entre todos de tal modo que no hay malos ni buenos sino solo perdedores, que es realmente difícil cambiar algo porque todos absolutamente todos, somos responsables en pequeña medida, que se alimentan miles de fantasias y deseos que rara vez se alivian…sí, lo que sea, pero hay pasos que no se deben dar. Si se decide estar en una postura crítica, si hay algo en lo que crees con firmeza, hay concesiones que no se deben hacer.
Y no pensar que "si no lo aprovecho yo, lo hará otro".
Y no pensar que "mi corazón es de izquierdas pero mi bolsillo de derechas" (elige uno u otro pero con convinción y firme hasta el final).
(Y no es en las grandes gestas donde se demuestra, sino en el día a día y en las pequeñas cosas.Que el sistema está compuesto de pequeñas ventas y entradas de aro de TODOS)

Hay cosas e ideas que no están a la venta.
Por mucho que te paguen.

martes, 15 de julio de 2008

Nadear

No soy hiperactiva pero poco le falta. Siempre estoy haciendo algo (el tema de si es productivo o no , es otro tema). Me encantaría ser capaz de estar quieta y tener la capacidad de sentir que no estoy perdiendo el tiempo.

Estamos a 14 de Julio. Me he hecho dos listas de cosas que tengo que hacer antes de irme de vacaciones para dejar todo atado y bien atado. La primera lista es “Cosas que tengo hacer en X” (sustitúyase X por el nombre de mi empresa) y es una lista inabarcable de tareas que tengo que dejar cerrada antes del 31 de Julio. Si lo lograse, no debería incorporarme al trabajo hasta el 30 de septiembre como poco, o deberían nombrarme “Trabajadora del mes” al estilo americano, o colgarme una medallita al mérito.

La otra lista es “Cosas que tengo que hacer fuera de X” (ya se ve cual es el eje sobre el que gira mi vida) e incluye puntos tan apasionantes como renovarme el DNI, comprarme unas lentillas, buscarme una nueva montura de gafas, cortarme el pelo, ir a ver a mi abuela o comprar una maleta nueva.

Debería hacerme una tercera lista de las “Cosas que realmente me apetezcan hacer”. Incluiría un único punto:

- NADA. Tirarme a la bartola, tirarme al sol y a la sombra, pelar la pava, monear, vaguear, retirarme, descansar. En resumen: NADA.



De verdad, qué sencillez, qué facilidad para resumir todo lo que quiero hacer.

Pena, penita, pena

Soy una sentimental. O no. Digamos que no soy una sentimental al uso. (O eso creo yo).


Tengo facilidad para la lágrima y a veces, me emociono con pequeñas tonterías, que solo yo percibo. A veces me emociono con una canción, con un pequeño detalle, con una mirada o un pequeño gesto, pero siempre creía poder controlarlo.Y creía que las despedidas no me daban pena. Creía ser más dura en mi vida emocional de lo que sospecho que realmente soy. Hoy me doy cuenta de que estoy triste y no quería reconocerlo pero sé por qué es. Creía que no me iba a afectar y realmente sí lo hace. Y cómo pica, y cómo duele.

Ayer terminó el contrato de una compañera de trabajo. Sustitución por una excedencia de otra compañera que se incorpora en septiembre. Y yo creía que no me iba a afectar, que nos seguiremos viendo después, pero han sido 5 meses de trabajo tan intensos, tan bonitos, donde he aprendido tanto, con un trabajo de equipo enriquecedor que me da muchísima pena que se acabe esta etapa. Es sin duda, una de las mejores etapas de mi vida profesional. A nivel personal, se va una amiga, no una compañera de trabajo, es increíble como en tan poco tiempo puedes llegar a querer tanto a alguien. Sé que nos seguiremos viendo, pero me da muchísima pena llegar a trabajar y no poder verla. Es increíble el trabajo que ha hecho esta chica en tan poco tiempo. Pierde mi empresa una profesional excelente y una persona excepcional.

Ayer nos despedimos y nos dimos un gran abrazo y muchos besos. Las dos tontas lloramos. Me fui con una gran pena agarrada al pecho. Hoy ha sido nuestro primer día de trabajo sin ella. He llegado y he encontrado encima de la mesa de mi despacho una cartita y un pequeño cactus. El mismo que ella tenía en su despacho. Ahora soy yo la que me voy a ocupar de él y le miro con infinito cariño y gratitud. Tal y como dice en su cartita, ese cactus comenzó a crecer cuando lo trajo a mi empresa y ahora me lo deja para que siga creciendo conmigo. “Ahora no es muy grande pero si le das todo el cariño que me has dado a mí en estos 5 meses seguro que se hará enorme, como nuestro amor”.

Y por primera vez en mi vida, sé que esto no es el fin que no es un “ya nos llamaremos” que nunca ocurre. Que quiero cuidar esta amistad como si de una plantita se tratase y este pequeño cactus al lado de mi ordenador va a ser un recordatorio. No quiero que esta amistad se pierda, se diluya como ocurre como con tantas personas que se cruzan en nuestras vidas.
Hemos reido tanto, hemos compartido tantas confidencias, tantos cafés y cigarritos, tantas risas, tantos conocimientos, he aprendido tantas cosas… Que penita, que pena tengo hoy…que vacio se ha quedado esto hoy sin sus risas.

lunes, 14 de julio de 2008

Music

El sábado por la tarde estuve en casa de unos amigos. Nos juntamos unas diez personas. Fue una fiesta preciosa, muy bonita, la verdad. En las fiestas con mis amigos siempre, tarde o temprano, en algún momento de la velada, terminamos tocando música: sacamos las guitarras, los bongos, el jembe, las armónicas, el teclado y las palmas. Es lo que tiene juntarnos tanto virtuoso musical y tanto melómano. Y es bonito, muy bonito. Yo me lo paso pipa pero lo único que puedo aportar a la causa es mucho sentimiento y mi vocecita, poquita y desagradable. No sé ni seguir con las palmas un ritmo por sencillo que sea, no te cuento ya con un bongo o unas maracas. Lobito que me quiere, dice que es que me falta entrenamiento, pero yo pienso que mi oído musical es el mismo que el de una tapia y que mi sentido del ritmo es similar al de mi visión nocturna: nulo. Pero a mí me da igual, yo lo doy todo y me entrego con mi voz de pito desafinado. Al final, si el tamaño de la casa lo permite (porque es lo que tiene mi generación, que todos vivimos en minipisos), dejo la parte vocal y me doy al baile donde recupero un poco de gracia. Y no sé como lo haremos todos en conjunto y qué pensarán los vecinos, pero no puede ser más bonito. (las cervezas también ayudan)
No puede faltar nunca "Redeption Song" de Bob Marley, con el chico de La Acandemor a la guitarra y Marley1977 como vocalista. Bueno, el repertorio de Bob Marley suele caer siempre al completo, así como el de U2 y las dos "With or without you" y "All I want is you". También cae siempre "Talking about the Revolution" de Tracy Chapman. Y otro de nuestros grandes clásicos, la canción de Lobito y mía: "Where is my mind" de los Pixies, cuya letra por mí cantada jamás logra pegar con la música que toca Lobito a la guitarra.

La típica fantasía adolescente de ser cantante en un grupo de éxito me ha acompañado toda la vida. Debe de ser por el complejo de poca voz que tengo que no he logrado en mi vida que me oiga un camarero en la barra del bar a la primera. Siempre me he imaginado como la típica vocalista afectada, hiperfemenina, todo pose y carácter, una Amy Winehouse menos politoxicómana y menos poligonera, muy rollo pin up de los ´50. Haría una versión del “Me and Bobby McGee” de Janis Joplin y del “Drugs don´t work” de The Verve. Me tiraría más la música electrónica pero mis unpluggeds serían de escándalo. Fumaría afectada y me pintaría los labios de rojo chillón en mitad de cada concierto. Rompería el espejito en mil pedazos con mis stiletos de 15 cm y cantaría cada canción como si fuese la ultima vez. Desconcertaría al público quedándome callada, seria, toda digna, para luego entregarme con furia a darlo todo. Cantaría en inglés y arrastraría mucho las eses. Diseñaría las portadas de mis discos con fotos sordidas y decadentes. Cada concierto mío sería recordado como una performance sórdida y ultramoderna, burlesque íntimo y punk.

Estos calores de Julio me están matando.

viernes, 11 de julio de 2008

Viernes al fin


Una semana menos para ver el ansiado mar…
Me siento como un preso tachando días.

jueves, 10 de julio de 2008

La Acandemor

La Acandemor es risueña, preciosa. Vive la vida aprovechando cada regalito que le da. Pone pasión y sonrisa en todo lo que hace y lo transmite a los que la rodean. Siempre que pienso en ella, visualizo sus ojitos negros chispeantes y su enorme sonrisa y la veo hablando de “sentimientos encontrados” y no sé por qué taconeando con zapatitos de tacón. Ella es sensible, pura alegría y sentimiento, amante de las pequeñas cosas, un diminuto corazón andarín y preciosa, tanto por dentro como por fuera. Es mi amiga, mi hermana, mi compañera. Ella me hace ver las cosas desde un punto de vista nuevo, me mete cañita cuando lo necesito pero sobre todo pone la alegría en esta ensalada.
La conocí cuando teníamos 14 años viendo “el Rey León” a través de una amiga común. La perdí de vista después de esa sesión cinematográfica lacrimógena. Nos volvimos a encontrar meses más tarde a través de otras amigas también comunes. De algún modo, el Destino se había propuesto que nos encontrásemos y ya no nos hemos vuelto a separar. A esas amigas comunes las hemos perdido en menor o mayor medida, pero nosotras permanecemos. Hemos tenido épocas más distanciadas pero siempre hemos sido referencia la una de la otra. En estos 15 años hemos llorado juntas, alguna vez hemos discutido y nos hemos dado pequeños “tirones de oreja” pero sobre todo hemos reído, reído y reído hasta las lágrimas y compartido todo. Tengo muchas amigas, algunas increíblemente especiales como AlmadeCántaro o Zin, pero La Acandemor ya no es amiga es otra cosa, es otro plano, es más de media vida a su lado. Ni mejor ni peor que las otras, simplemente está en otro cajón. Muchas veces no necesitamos las palabras, con una mirada entendemos todo. Yo miro a La Acandemor y me imagino viejita a su lado, con todas las historias de siempre y las que queden por compartir.
No soy muy amiga de las fechas, pero en Septiembre cumplimos 15 años de vida compartida y lo vamos a celebrar. Por estos 15 años y los que nos quedan, mi hermana.
(Y sí, sé que soy la mayor de las dos pero solo por tres meses)
Gracias por todo, Acandemor.
Chateaux!!

miércoles, 9 de julio de 2008

Captura en fotos

Hace muchos años fui a una casa de unos amigos a Barcelona. Bueno, en realidad eran los amigos de un amigo con el que fui a Barcelona. Ibamos a pasar cuatro días allí y él quería visitar a estoa amigos suyos. No me importó acompañarle. Era un matrimonio de niños bien, casados con veintipocos, con un puestazo de trabajo para la Comunitat, un cochazo, una hipoteca importante y muchas pulseritas Tous en la muñeca. Un mundo muy diferente al mío, yo con 22 recién cumplidos también, terminando una carrera, sin ninguna experiencia laboral de calidad, muchos pajaritos y sueños en la cabeza, con dos relaciones simultáneas y mal llevadas y con escasas perspectivas de poder independizarme o encontrar algún tipo de estabilidad. Sentados en el maravilloso salón de su casa “clásica pero tan cuca” (en palabras de la dueña), tomando café y escuchando como ellos hablaban de sus cosas, yo permanecí callada, cordial. Realmente no teníamos muchos temas de conversación en común y no me apetecía exhibirme como la amiga “madrileña-hippie-roja-antisistema-radical-feminista” que creo que era como ellos me podrían percibir, del mismo modo que yo sin conocerles apenas les había colgado toda una serie de etiquetas similares de signo opuesto. Y allí, entre cristales de Swarovski y muebles de estilo Luis XV, una Pequeña Desorden más desubicada que nunca y donde menos se lo esperaba, encontró algo de ella en esa casa. La chica, a la que llamaré Cuca, sacó un álbum de fotografías de su último viaje a Madrid para enseñárselas a mi amigo. Eran como 300 fotos de gente que no yo conocía y de paseos en plan guiri por los Madriles. Una de las fotos era de una escapada que hicieron al Retiro, Cuca y Cuco salían todo sonrientes y acarameladitos en las escaleras donde se sientan los músicos con timbales y bongos, encantados de parecer integrados en un ambiente tan jipi y liberal. Y justo al lado de la parejita cuca estaba sentado mi hermano. La última persona que pensaba ver al lado de esta gente. Aparecía mi hermano con un amigo, tan tranquilo, a su aire, ajeno totalmente a la parejita feliz que se fotografiaba a su lado y que de algún modo le cazaba para siempre. No se conocían absolutamente de nada y resultará con bastante probabilidad imposible que vuelvan a coincidir. Son estas casualidades de las que hablaba el otro día y que me fascinan. Pienso en la gente que conoceré, que me queda por conocer y me pregunto si habrá habido algún momento previo en nuestras vidas en las que hayamos coincidido sin saberlo y sin cámara que nos lo revele.
(Cuca y Cuco aún deben estar flipando por conocer a la hermana del chaval que les había estropeado la foto)
Hace unos días, escribiendo en el blog me pasó algo similar. Buscaba una foto en el flickr para ilustrar un increíble post que ha suscitado tantos comentarios entre mis lectores (en el momento que esto escribo, número total de comentarios: cero). Y viendo entre las cientos de miles de millones de fotos que hay, me encontré. Alguien me había hecho una foto sin yo saberlo y la había colgado. No se me ve bien, aunque estoy sola, pero soy yo, sin ningún tipo de duda. Y me fascina y me aterra al mismo tiempo porque a veces pienso que yo soy la única que veo, que soy invisible y que no puedo ser vista. Y sin embargo, no es así. Cómo serían los ojos que me miraron, por qué eligieron capturarme. Me siento la cazadora cazada. Es una foto bonita, muy bonita, de una total desconocida que da la casualidad que soy yo.

P.D. (este mensaje es para ti: gracias por la licencia. Ya sabes a que me refiero)

martes, 8 de julio de 2008

Sesión choni

Sólo estamos a martes y yo me siento como si hubiera estado currando cinco meses sin librar ni un solo día. Salgo de la cama, me ducho, me visto y me voy. Me miro en el espejo rápido antes de irme y me pregunto si no voy demasiado informal: llevo una camiseta rosa de Zara con un gran dibujo delante, unos pantalones vaqueros anchos extremadamente cómodos y sandalias.
A las 9:30 tengo sesión con una niña. Tiene catorce años y una pubertad difícil. Estoy sentada en mi despacho y llama a la puerta. Le digo que pase y entra la chavalita. Sorpresa para las dos: vamos vestidas exactamente igual.
La saco 15 años, tengo más del doble de su edad, soy su psicóloga y parezco una colega suya. O una vieja queriéndomelas dar de joven. Me siento como Shannen Doherty haciendo de Brenda en Sensación de Vivir. Me acuerdo de la madre de Amancio Ortega. Me falta un chicle en la boca y terminar cada frase con un "tíiia, sabes? mola mazo"

No sé las consecuencias terapéuticas que puede acarrear esto.

Necesito unas vacaciones YA.

Mater amantisima

Uno de los efectos colaterales de independizarme ha sido la mejora de mi relación con mis padres. Cuando vivía con ellos, discutía mucho, sobre todo con mi madre. Eran pequeños roces, menudencias, casi siempre por los mismos temas: comidas, limpiezas, salidas… sin embargo, eran constantes. Hace un año cuando vivía todavía con ellos, estaba realmente mal. Me afectaban muchísimo las discusiones, cerraba la puerta de casa e intentaba hacer un esfuerzo y cambiar la cara, pero a veces me resultaba muy difícil. Era sobre todo un sentimiento enorme de culpabilidad y de no estar haciendo las cosas bien. Una mezcla entre “esforzarme en hacer las cosas muy bien” y ser” la hija perfecta” y por otro lado, en querer vivir la vida a mi modo. Un batiburrillo importante en la cabeza. No era capaz de estar a gustito en casa, relajada, e intentaba pasar el menor tiempo posible allí. Dentro de las paredes de mi casa salía la peor Pequeña Desorden que podría haber. No debía ser fácil estar conmigo, fácil no lo debía poner precisamente. La verdad es que el 90% del tiempo sentía que si las cosas iban mal eran por mi culpa y me sentía, aún sabiendo que no era así, como si estuviese todo el día dando disgustos…

La cuestión es que cuando me fui, fue como una bocanada de aire fresco. Se alivió mucho la sensación de culpabilidad, crecí de golpe, me sentí dueña de mi vida, ya podía hacer lo que quisiera, que no era precisamente hacer el loco, sino ser responsable de mi vida sin tener que dar explicaciones. Suena paradójico pero para mí es una liberación encargarme de mis facturas, de mi alquiler, de mi ropa, de mi comida. Soy muchísimo más ordenada que cuando vivía con mis padres. Y sobre todo, más feliz. Y que conste que yo a mis padres les adoro, y me siento infinitamente querida por ellos. Pero ahora que me he ido, les entiendo un poco mejor. He necesito alejarme para encontrar a mi madre y también para encontrarme yo , respecto a ella. Ay, que complicadas me parecen las relaciones madre-hija y que difíciles las hacemos las psicólogas-hijas. Veremos cuando sea madre…

Sin embargo, no estoy curada del todo. Obviamente discuto infinitamente menos, nos vemos poco, una vez a la semana, aunque hablamos casi a diario por teléfono. La culpabilidad es un sentimiento que tengo ahí agazapado, feo, y parece que está esperando la mínima para saltar. Ayer un mini roce telefónico con mi madre, una frase mal dicha, sin pensarla y me siento fatal. Ya está la Culpa frotándose las patitas. Y lo peor de todo, es que no sé cuanta importancia le ha dado ella. A lo mejor yo me estoy comiendo la cabeza y ella está tan pancha.Me sacaba de quicio el intentar arreglar cosas que solo eran problemas en mi cabeza. Y hoy ando igual. Parece que no he avanzado nada...
En fin…