lunes, 15 de septiembre de 2008

Glamour matrimonial


Este fin de semana hemos estado de bodorrio.

La boda no era en Madrid. Llegamos tarde, muy muy tarde. Vimos salir a los novios de la iglesia de milagro. Llegamos corriendo, rojos por el sofoco y despeinados. Me pinté en el coche y tan poco acostumbrada como estoy a los maquillajes líquidos, a los fond de teint, coloretes y a los polvos, me pasé y lucí mi carita a trozos con un color rosa"Cerdita Peggy"de lo más gracioso, naranja "Naranjito 1982" o rojo"ardor de fuego" entre otros. Gracias al maquillaje improvisado, al sofoco de llegar tarde, la carrera que nos habíamos metido y el calorazo, mi cara era un cuadro en tonos pasteles y rojizos . Las medias tampoco me las puse bien. Tres horas más tarde pude ir a un servicio a colocármelas. Hasta entonces sufrí. Y mucho. Con las prisas olvidé meter en la maleta el sujetador adecuado para mi primoroso vestido y tuve que llevar uno viejo que se empeñaba en asomar todo el tiempo por el escote. Y no, no me gusta ese rollo Amy Winehouse (véase foto), así que opte por quitármelo. La clave fue la frase de una amiga después de verme bailar con Lobito el vals: “Mejor enseñar pezón que sujetador” refiriéndose a que llevaba medio sujetador negro fuera de mi vestido gris claro. Fuera suje y comprobación de que a los casi treinta no se tienen las tetas igual de altaneras e ingrávidas que a los veinte.
Los zapatos tampoco fueron bien. Primero, la carrera desde el coche hasta la iglesia por una calzada romana llena de adoquines. Es lo que tienen los centros históricos de las provincias de España: los stilettos son incompatibles y más si tienes que correr porque llegas tarde a la misa. Eso es martirio y calvario y no lo que sufren los santos. Eso sí, me volví creyente porque fui rezando con toda mi alma para que no se rompiese un tacón y aquello no ocurrió. Después, alejados de la ciudad, la cosa no mejoró. Entre que yo no sé andar con tacones y que el cóctel se celebró en un precioso jardín con césped, aquello no acabó en tragedia por poco. Los tacones, tan finos ellos, se clavaban en el blando suelo y no había forma de andar. Cada paso era un triunfo porque se clavaban profundamente y sacarlo era un logro. Como me están un pelín grandes, sacaba el pie y el zapato se quedaba enterradito. Al final el jardín quedó como si hubiese una plaga de topos, o como si hubiesen jugado un partido de futbol con botas para andar en la nieve o como si se hubiesen dedicado a superar el record Guiness de más sombrillas clavadas en un jardín. Optamos por ir a una parte del jardín donde daba el sol y así el suelo estaría más durito, pero entre el calorrón, las medias que no transpiraban, el maquillaje que tampoco, yo no aguantaba ya esos colores y calores en la cara, en la espalda y en las piernas, así que entre el sofoco o el suelo blando y agujereable, opté por lo segundo. Me pasé el coctel amarrada al brazo de Lobito para no perder el equilibrio. El no poder movernos del sitio conllevó que no pudiesemos interceptar a ninguno de los camareros que desfilaban con las bandejitas. Pasamos hambre.
También asumo que no sé llevar un chal vaporoso. Por más que me digo: “Pequeña Desorden, no es una bufanda para ir al fútbol, no puedes llevarlo hecho un higo con un nudo”, no consigo otro efecto.

El glamour de bodas no está hecho para mí. Eso sí, admito que me lo pasé genial. Y decidido, visto lo visto, a la próxima boda voy en chandal, que tampoco estoy acostumbrada pero seguro que voy más cómoda.

12 comentarios:

potsis dijo...

Cómo era eso...

...Ah, sí:

Antes muerta que sencilla.

Un saludo

Pequeña Desorden dijo...

Potsis: Ya, yo creo que en esta ocasión opté por "muerta" antes que por "sencilla". Un beso enorme!!!

Jesús dijo...

Lo único que mola de las bodas son las comilonas :)

Chasky dijo...

Al menos a pesar de las prisas llegaste más o menos a tiempo y encima te lo pasaste bien. La próxima vez ya sabes, a salir un poquito antes.

caracol dijo...

Imagino que no se hubiera visto nada bien se te hubieras quitado los zapatos y hubieras andado descalza por allí. Será que yo en las bodas es lo primero que hago... fuera los zapatoscarajosasesinos.
que bueno que, de todas formas, disfrutastessss.

Pequeña Desorden dijo...

Jesús: hola muchacho!!! jajajaj, yo soy más de baile y copas más que de comilona.... Besos!!!!

Chasky: jajajaj, eso me lo llevo diciendo toda la vida, yo que he hecho de la impuntualidad una forma de vida.... Besos, besos!!!!

Caracol: es que el suelo estaba muy blando, embarrado, por eso se clavaban los tacones. Y ya lo que me faltaba, llevar las medias llenas de barro!!!! un beso!!!!

Viviana dijo...

Hello! leo tu blog por primera vez y me moría de la risa! yo también tuve una boda un poco rara este finde! el novio no bailó el vals, con lo qeu la pobre novia salió a bailar con su padre y claro, todos mirábamos al novio. ¿En qué pensaría? y para más INRI, no se quedaron a las copas! ¿Dónde se ha visto eso? Fue acabar el ´vals y empezaron a despedirse! Raaaaro, raro!

Pequeña Desorden dijo...

Hola Viviana!!! Bienvenida. me alegro que te hiciese gracia, jajajja,la verdad es que así contado es menos traumático de lo que realmente fue.Me pasaré por tu blog, y páste tú por aquí cuando quieras y nos tomamos un café virtual!!!

ToNee dijo...

AY DIOS MIO!! AMY WINEHOUSE SE HA CASADO!?!? jajaja!! :P

Pequeña Desorden dijo...

Tonee: la Amy winehouse española era yo, con mi sujetador a la vista y mi tambaleo producto, no de las drogas, sino de los inestables tacones del demonio. Me faltaba el moño cardado para ser totalmente auténtica.
Besos wapisimo!!!!!

ynosek(+)kontarte dijo...

nunca he podido entender porque nos disfrazamos para las bodas... yo a la última fui con traje y playeras ... como bailaba .. mientras todos se quejaban de sus pupitas en los pieces... ay...

Anónimo dijo...

Yes exactly, in some moments I can reveal that I agree with you, but you may be making allowance for other options.
to the article there is stationary a suspect as you did in the fall efflux of this demand www.google.com/ie?as_q=photo to sketch 6.51 ?
I noticed the catch-phrase you procure not used. Or you profit by the dark methods of inspiriting of the resource. I have a week and do necheg