viernes, 4 de abril de 2008

Odisea IKEA

Por fín!!! Lobito y yo ya tenemos sofá para retozar. Modelo Klippam de una conocida marca sueca. Baratísimo y taaaan mono… tan blanquito, tan de diseño sueco, tan de “liberales-profesionales-guapos-solteros-gafasdepasta- sinhijos”. Vamos, como el 95% de los hogares españoles de jóvenes entre 25 y 35 años. Luego unos cojines alegres, una mesita blanquita, unas lamparitas y voila!!! Ya tenemos decorado el minisalón!!
Tras la experiencia vivida ayer con el sofa, le dije a Lobito que tenía que escribir un post. Lobito me sugirió el título “IKEA ME PUTEA”, pero no lo veo apropiado para la línea editorial de mi blog, que yo voy más en la línea preciosista o cursi, así que se ha quedado en ODISEA IKEA que también rima y pega más con mis ínfulas literatas. También se barajó IKEA ME MAREA y KLIPPAM, UN SOFÁ SUECO pero no me parecieron títulos con los que pasar a la posteridad.
Lobito y Pequeña Desorden, jóvenes-liberales- etc.etc., buscaban un sofá con tres B´s: Bueno, Bonito y Barato. También tenía que ser Pequeñito porque no querían tener que pronunciar nunca la frase “o el sofá o yo” en el minisalón de su minipiso. Decidieron acercarse a esos almacenes suecos que no conoce nadie y allí se encontraron con las 914.516 parejas con las que comparten el secreto (ni una más , ni una menos). Se armaron de metros de papel para medir TODOS los muebles suecos, miles de lápices diminutos (ideales para su minicasa) y de papel para apuntar (bueno, tengo que hacer una precisión: eso de coger todos los lápices gratuitos es más cosa de Pequeña Desorden que de Lobito. Algún día hablaré de su obsesión IKEA-lapicera). Probaron TODOS los sofás, pronunciaron nombres suecos como si de su lengua materna se tratara y el Modelo Klippam en su versión Natural les sedujo. En la cola dispuestos a pagar con su Family IKEA Card (¿cómo que Family? Que nosotros somos jóvenes- liberales-sinhijos-etc-etc…! Lo que no logra mi abuela con esta pareja, lo logra IKEA!!), en la cola, a Lobito y P.Desorden les entran las dudas: ¿entrará en el coche? (nota: El coche de L.y P.Desorden no es precisamente un 4x4, es un minicochecito, tan cuco como su minipisito.). Pagan, miran un momento las galletas suecas (que son las 9 y media de la noche y tienen hambre) y se dirigen al parking. Nada más ver el miniauto ya lo saben: ahí no entra el Klippam ni aunque se quede en Klip y se coman el Pam. Reclinan todo lo reclinable, bajan ventanillas, meten tripa y ahí no entra ni un cojín sueco. Comodín de la llamada, como dice Lobito, llaman a Lobo Mayor (Padre de Lobito) con su coche de Padre-de-Familia y le esperan en el Parking. “No os mováis” les dice “que eso es muy grande”. Hombre, la verdad es que con este SUPERKLIPPAM, muy lejos no me voy a ir.
Llega Lobo-padre con coche de padre y nada más verlo, que no, que ahí tampoco cabe. La frase esperada: “Pero hombre, pero como pensabais meter ese en el miniauto?”,Sí, visto así, de pie en el parking es fácil hacerse esa pregunta, pero es que dentro del IKEA, SUPERKLIPPAM era un sofacito timido y coqueto... . A Pequeña Desorden le entran las dudas ya de sí cabrá en el minisalón, que desde que ha salido del IKEA esa Klippam no ha parado de crecer, que cada vez parece más grande, que parece que necesitaba luz del sol para explayarse, que ha pasado de ser un sofacito tan rico a ser un KLIPPAM gigantesco inabarcable. Pero se calla, que Pequeña Desorden es muy discreta y ve que no es momento de sugerir nada en el parking del IKEA. Ven que hay mucha gente que presta los servicios de su furgoneta y hace portes. Precios negociables. La negociación no es compatible con un KLIPPAM gigante. En dos minutos tienen Lobito y P.Desorden su KLIPPAM metido en una furgoneta corriendo a toda velocidad por la carretera rumbo a su minicasita. “¿Pero no tendríamos que ir nosotros delante de él para indicarle el camino?” Siguen a una furgoneta por toda la M30 hacia su casa . Pequeña Desorden va sumando mentalmente lo que les va costar el KLIPPAM: X euros de su precio+ X abusivos euros de su porte suicida+ 300euros de multa por exceso de velocidad. “Y si se lo lleva, qué hacemos?” Lobito y P.Desorden sudan ante esta perspectiva. Imagínate perseguir una furgoneta que lleva tu sofá a toda leche por la M30 … Explicale a un policia que una furgoneta que has visto en el parking del IKEA se ha llevado tu sofá... Dios, que viaje tan largo, tan largo como un KLIPPAM modelo natural…. Al fin llegan a casa, el furgonatero les deja el KLIPPAM en la calle y hala, a subirlo a casa. (nota del autor: Lobito y Pequeña Desorden viven en un mini 3º piso sin ascensor con miniescaleras de caracol). (2ª nota del autor: EL KLIPPLAM es más SUPERKLIPPAM que nunca, está explayado, exultante, infinito e inabarcable). Efectivamente lo subieron porque cuando Lobito y Pequeña Desorden están desesperados y se les mete algo entre ceja y ceja, te suben un KLIPPAM cada uno a donde haga falta. Eso sí, todos los lápices que P. Desorden se había guardado en los bolsillos, se dispersaron por todos los pisos. A Lobito le duele el cuello y P.Desorden se machacó un dedo. (El montaje merece otro post) Reposan en su Klippam, que ha vuelto a ser un sofacito tan cuco en el minisalón de su minipiso.


4 comentarios:

caracol dijo...

jajajajaja me he reido tanto!
que manera de describir la experiencia de la compra de un sofa... me encantó...

IKEA me madrea, seria mi frase, que a mi me engañaron... me faltaron un montón de tornillos la última vez que compré un mueble allí.

un saludo!

The Inner Girl dijo...

IKEA es lo peor de lo peor.

A mí me pasa que estoy por la planta de los decorados y todo me parece estupendérrimo, monísimo y muy ideal. Pero sólo necesito, pongamos, una silla. Entonces la compro.

Y cuando esa silla, por ejemplo, está en mi salón, sin el acompañamiento de todos los demás muebles de IKEA, la silla está como triste, ajada, o algo así. Y ya no me gusta.

Así que, ya que paso una tarde infernal en el laberinto sueco, pues me traigo o un entorno completo o nada más. Ea.

Twat Boy dijo...

Vaya odisea!!!! Ni Homero en su versión más gore imaginaría algo así. Y luego exp´lica a la policía que una furgoneta se ha llevado tu sofá... ja ja ja !!!
Un saludo a todos!!!!!!!!!

Kyra dijo...

Un porcentaje de nuestros muebles son Ikea... a mi me gustan mucho pero eso de armarlos es un dolorcillo de cabeza :) me gusta mucho la tienda, siempre salgo de ahi con algo.

Abrazos!