miércoles, 29 de agosto de 2007

Verderón guapetón

Bajo a la perra esta mañana a las 6 y media antes de irme a currar. Ambas nos miramos y nos preguntamos cómo podemos estar en la calle a esas horas y que si nos damos prisa la cama aún estará calentita(este es un pensamiento de mi perra).Que no es sano este madrugón, que no puede ser bueno. Me imagino que la pobre Zyra estará deseando que vuelvan mis padres de vacaciones y dejar de salir a esas horas, unas horas en las que, estoy convencida que, mi perra ni sabía que el mundo existía. Me dedico a contemplar la fauna de mi parque. Dueños somnolientos de perros con una energía exultante (la excepción: mi Zyra), pájaros madrugadores con ganas de cantar y la panadera abriendo la tienda (dios mío, y me quejo yo de mis horarios)
Me fijo en los gorriones, que hay cientos, todos piones y alegres (una alegría mañanera que que no puedo compartir) y veo que hay muchos que no son los típicos parditos sino que tienen muchas plumas verdes y son un pelín distintos. Mi hipótesis es que un verderón guapetón se escapó de su jaulita acomodada y ha hecho estragos entre las gorrionas de mi barrio cayendo como tontitas a sus brazos (digo alas). Vaya colección de hijos que ha dejado desperdigados . Los pobres gorriones de mi barrio deben estar intimidados ante la llegada del verderón chulito de la ciudad. Ya no se comen ni una rosca.

2 comentarios:

la acandemor dijo...

cuando vayas por el parque acuerdarte de mirar hacia arriba, y ya sabes que si nuestras terrazas se miraran a lo mejor me encontrarías...
bueno pequeña,
perdon, un respeto a mis mayores... siempre serás mayor, no queda otra
chao wapa.

"la acandemor"

Pequeña Desorden dijo...

Mil besos, Acandemor (21 días...)