martes, 28 de agosto de 2007

Horas extras

Llego al trabajo con más desgana aún que ayer. Ayer, por ser el primer día después de las vacaciones, se prometía alguna novedad pero hoy ya no. He llegado un pelín tarde, lo que me hace calcular que en mi escala progresiva de retraso el viernes no llego antes de las 10, con las rayas de la sabana aún marcadas en la cara. Para mal de males para la asociación en la que trabajo, hoy estoy totalmente sola, no viene nadie en todo el día, lo me hace sospechar que entre todos los mails de amigos que tengo que responder, blogs que leer, páginas que descubrir, casas que buscar, novela que tengo que acabar y un largo etc., hoy no voy a poder trabajar. Es más, con todas esas cosas que tengo que hacer, no sé si me va a dar con 8 horas de jornada. Yo me pregunto cuando me voy a ver en otra con un ordenador que funcione tan bien, yo sola y sin ninguna interrupción.
Vamos, porque he quedado con Lobito a la salida, si no, hoy hacía horas extras.

1 comentario:

Virginia dijo...

Si vas a hacer horas extra, que te las paguen, no te digo.

(Muy bueno el post; tendré que incluirte en mi ratito (4 horas) dedicado a leer blogs).