martes, 20 de noviembre de 2007

MP3

Debo ser la última de Europa en tener uno pero por fin ya tengo MP3. Qué sensación tan extraña, tan increible, mi mundito acaba de estrenar banda sonora. Todo se mueve al compás de una música que yo sólo conozco. Voy por la calle, y todo se cimbrea, se mueve y gravita alrededor de la música que retumba en mi cabeza y no oigo más que a Placebo, han desaparecido los pitidos de los coches, las sirenas, los gritos, me he sumergido en una pecera musical, soy la espectadora de una coreografía urbana perfecta, y Morrisey me susurra al oido mientras cruzo el semaforo. Camino y las calles no me devuelven el eco de mis pasos. Ya no sé si está lloviendo o el día está llorando porque el Where is my Mind de los Pixies suena más desesperado que nunca y mientras espero el autobús dos adolescentes se intercambian confidencias y Amy me hace otra vez suspirar. La vida que me rodea es un videoclip barato de cámara al hombro y me siento creadora de algo absolutamente efímero pero hermoso.Una perfomance ante mis ojos, trenes que pasan fugaces al compás de los Strokes,una mujer enmarcada por la música de James Holden, algo que acabará en cuanto presione Off.

Off

2 comentarios:

Twat Boy dijo...

Lamento comunicarte que el que tiene el honor de ser el último de Europa en tener un mp3 soy yo, ja ja ja, que aún me resisto. En el fondo nunca me ha gustado aislarme del mundo, me gusta empaparme de lo que me rodea. Si voy en mi música puede que me pierda algo quye nunca más se volverá a repetir... todo por un mp3. Qué trágico!!!!

Pensamientos Todo a Cien dijo...

nena que relato más urbano. me gusta. te imaginaba. te veía de lejos con tu melenísssima andando pausada y tranquila ajena al desorden de las calles madrileñas. muy expresivo. muy tuyo. un besote. lorelai